16 de abril de 2010

Carpe demasiadem.

En base al carpe diem el mundo se ha vuelto un cachondeo. Como siempre, se ha tendido a la hipérbole, se han sacado las cosas del contexto y del grano de arena se ha hecho una montaña. Así que nada, ¡a vivir que son dos días!, ¡a pasarlo bien que la vida dura poco!… y entre tanta fiesta por aquí y tanta vaguería por allá, nadie se preocupa de lo verdaderamente importante para sostener todo lo demás: el trabajo, el esfuerzo, la motivación, la perseverancia, la voluntad de Kant.
Sinceramente, más de una vez me he preguntado quién fue el que difundió esa idea de vivir como si fuese el último día porque gracias a él hoy en día hay mucho ocioso y como leí una una vez "la ociosidad es la madre de todos los vicios". Vicios caros.

ociosidad

3 comentarios:

Nelly dijo...

Es verdad que hay gente que se lo pasa demasiado bien...
.... y luego pasa lo que pasa

Un Beso

Cherry dijo...

Cuanta razón. Yo de hecho creo que la filosofía del Carpe Diem se contradice. Todo el mundo sabe que la vida es bastante más que dos días. Si intentamos disfrutar todo YA, que nos queda luego?
Un beso ;)

Marisol dijo...

Carpe diem significa "vivir el presente" y lo adecuado es vivir el presente, no amargarse por un pasado sea como haya sido, ni estar ansioso por un futuro incierto. Pero hay dos formas de "vivir el presente"
1. con una actitud mentalmente sana, con sentido común, porque al fin y al cabo, el pasado ya no volverá y el futuro aún no es, con lo cual solo existe este momento. Esta forma de vivir el presente es muy diferente a
2. "vivir un presente" como si no fuera a haber un mañana.
Esta última forma de "vivir el presente" es devorar la vida minuto a minuto sin control, ni esperanza, ni planes, ni metas, sin tener en cuenta el daño que se pueda hacer a los que nos rodean, ni el daño que nos podemos hacer a nosotros mismos.
Vivamos el presente, SI, pero con sentido común, con cordura.

Related Posts with Thumbnails