7 de marzo de 2010

Do not disturb.

Joder. Lo he vuelto a hacer. Pero es que no puedo evitarlo. Quiero que me dejen en paz. Lo malo es que solo a ratos; y todavía no consigo que se me vea en la cara que no tengo ganas de hablar, que quiero que pases de mí, que me ignores. ¿Es tan difícil? Parece que sí porque mientras me pierdo en mi paz/guerra interior alguien tiene que venir a preguntarme cualquier gilipollez. Que, sinceramente, me importa una mierda lo que esté saliendo por esa boquita de piñón.
Así que con todo el terremoto que se me forma entre tanto nirvana desestructurado en un visto y no visto, lo más respetuoso que me sale del alma es una mirada asesina acompañada de alguna expresión nada agradable. Y claro, con la que se desata después de esto, se hace imposible la desconexión del exterior.
Por eso a veces me gustaría colgarme el cartel de ausente, el cartel de no molestar. 352917471_eb2c1e9fa1
¡Y que me dejen vivir en mí! Que a veces estoy más cómodo. Que me respiro y me oigo mejor. Y que con banda sonora se vive más intenso. Pero no me hables por favor, que esta canción me gusta demasiado

Por reformas (de corazones), por cierre (de promesas), por mudanza (de ilusiones) o por simples vacaciones (de ganas). El motivo da igual. Únicamente quiero evitar herir a los que quiero solo porque no me saben entender. Y quizás así la convivencia entre mi yo y el mundo sea menos conflictiva. Ahora bien, ¿quién soy yo?

3 comentarios:

Coco dijo...

Nadie es testigo de tu infierno porque está dentro de tí, y no contigo. Por eso preguntan, que pregunten.

Anónimo dijo...

El que te preguntes es signo de su preocupación por tí, de que quieren llegar hasta tus pensamientos más profundos, a quien realmente eres tú y no tu coraza.

La ladrona de besos dijo...

si hoy fuera diciembre te daría la razón, te diría que la gente mete las narices hasta el fondo y que yo también estoy harta de que pregunten porque no se contestar. Te diria que que el dolor del alma solo lo puedes curar tu y al diablo con todos los otros.
Si fuera diciembre.
No es diciembre.
Estamos en Marzo y hoy te digo que dejes entrever tus sentimientos, que los expliques, pueden ayudarte, pueden darte otras perspectivas. De verdad.
Despierta, el mundo es tuyo.

Related Posts with Thumbnails