20 de marzo de 2009

Mesa para uno.

Observar a aquella chica,
aquella que pidió mesa para uno.
Sola, pensativa, mirada perdida.
Vino sola o está sola?¿
La miro mientras lo pienso.
No lo sé.
Siento compasión por ella.
Solo espero que su ausencia de unos ojos verdes a los que mirar de frente con el brillo de sus propios ojos sea pasajera y cosa dl momento.
Yo conozco esa sensación.
Lo que se siente sin tener otro plato y otra copa delante,
como frío en el ambiente.
Un silencio ahora presente que te aísla del mundo y provoca esa mirada al infinito,pensando,
buscando otro ojos en los que posar los tuyos sabiendo que no te abandonarán.

Mi nombre escucho.
Tras él tres palabras que llevan implícitamente a la soledad como un preso atada:
mesa para uno.



1 comentario:

Marina dijo...

No tengo palabras.

Magistral.

Related Posts with Thumbnails